El Gobierno del Pueblo!

martes, 11 de diciembre de 2012

¿Pacto por México o por el interés de unos pocos?

Un nuevo sexenio ha comenzado y, es un hecho, que muchos ciudadanos se encuentran en desacuerdo con el nuevo gobierno. Así como millones votaron por el actual presidente de nuestro país, un número más alto aún votó por otro tipo de opción; no obstante, el resultado no fue favorable a otra corriente y se marcó así el retorno del PRI al control de nuestro país en un ejercicio que se nos ha vendido como democrático y que, en mi opinión, es todo lo contrario a aquello conocido como democracia y se acerca más a una mera simulación de ésta. 


Es difícil juzgar a un gobierno por las acciones que ha tenido en 10 días, sin embargo, cuando éste se encargo de gobernar nuestro país durante más de 70 años y es sinónimo de muchos males que aquejaron a nuestra nación; es muy fácil pronunciarse en contra de su retorno y de las acciones de gobierno que este dispuesto a tomar. Así es como, al iniciar el gobierno de Peña Nieto, las manifestaciones de repudio no se hicieron esperar y para muestra esta lo que se ha denominado 1D, una fecha que nos recordó muchas tácticas de antaño para encarcelar a personas cuya única preocupación es el hecho de querer un país mejor y que la vía de la manifestación es su herramienta primordial. ¿Como se logran estas encarcelaciones? a través de grupos de choque encargados de crear desmanes para que las detenciones se encuentren justificadas y generar entre la población menos estudiada un panorama mediante el cual se explique que ésto no es ningún tipo de injusticia pues son "personas que atentan contra el estado de derecho y contra el Estado mismo". 

Así como se pronuncia lo "malo" de los primeros días de gobierno (aun sin mencionar los mas de 130 muertos en los días actuales del llamado "Peñismo") también es necesario mencionar lo que podía ser un punto favorable a su favor (aclarando que no lo catalogo como "bueno" por las dudas que me genera). El llamado Pacto por México -un documento en el cual se busca unir a las fuerzas políticas del país, así como acercar a la ciudadanía a la búsqueda de las mejoras necesarias para transformar la vida del país y por lo tanto mejorar la calidad de vida del ciudadano- es quizá la mejor iniciativa que ha tenido Peña Nieto en el tiempo previo  a su mandato y la manera de darle legitimación al gobierno entrante: por un lado se llega a un consenso entre las fuerzas políticas del país lo que a largo plazo puede ayudar a generar una agenda común sin obstrucciones y por otro le das al pueblo el poder de ser una oposición que participe en la toma de decisiones lo que, como gobierno, te ayuda a llevar de mejor manera la situación con la cual entras al poder. Si se suma éste acierto a la forma de presentárselo al pueblo a través de los medios, en específico la televisión, tienes asegurado que la población te dará un grado de soporte debido a que son "acciones para mejorar nuestra vida" (hablando de la forma en que el pueblo recibe las noticias).

La televisión, como parte de los llamados "poderes fácticos" (aquellos grupos que ejercen el poder y tienen influencia sobre la vida nacional, por ejemplo, en México se le considera así a la Iglesia, los grupos delictivos, las televisoras, los sindicatos...)  tiene una influencia enorme en la vida de los mexicanos puesto que es el medio a través del cual le llega la información a la mayoría de la población de nuestro país. Los informadores se han transformado en generadores de opinión y este tipo de dominación a través de los medios de comunicación es lo que puede favorecer al gobierno entrante en nuestro país. La televisión se ha encargado de manipular la información a conveniencia de los poderosos, de los que gobiernan y controlan el país, por lo tanto; el atacar -aunque sea por medio de las letras a este ente- se ha transformado en una acción contraproducente, sin embargo, vale la pena hacerlo para poder generar otro tipo de información y conocimiento entre la población. El ir contra lo que el gobierno quiere que se sepa, así como informar de cuestiones que no se encuentren alineadas será un acto de insubordinación al aparato estatal. Pensando que será un sexenio marcado por la represión (cuestión histórica y por ende imaginable con el nuevo gobierno) los informadores que se dedican a dar las noticias como son, las marchas, las manifestaciones, todo ésto será visto mal por el Peñismo y los medios de comunicación así como avalado por una gran parte de la población que seguirá pensándolos/nos como "agitadores". 

Así es como inicia una nueva era en nuestro país. Difícil e injusto marcar a una persona ("nuestro presidente") como la única culpable de todo aquello que se nos venga. La culpa ésta en todos y, en específico, mencionaría a la ciudadanía por la apatía política que tiene y que ha tenido a lo largo de los años. Se nos presenta la oportunidad a través del Pacto de encarar de una mejor manera la situación actual en que vivimos. Ser , como ciudadanos, una verdadera oposición a las decisiones legislativas de las cuales tanto nos hemos quejado pues contravienen al interés real de los mexicanos. Nos toca a nosotros como ciudadanos meternos de lleno en la toma de decisiones y asegurarnos que aquellas promesas de campaña se cumplan, así como revisar que dicho Pacto cumpla con el objetivo por el cual fue formulado: un mecanismo de cohesión social que sea el medio para transformar a México en un Estado mejor. 

Francamente, así como muchos mexicanos, yo tengo mis dudas respecto a dicho pacto. Pienso que se encuentra formulado por la élite política  como un instrumento para legitimar un gobierno que, como el de hace 6 años, ingresaba al poder sin certeza y con un pueblo con mucha incertidumbre sobre el resultado de las elecciones. Ahora nos toca únicamente observar y manifestarnos en el momento que dicho pacto no cumpla con lo que era su fin. La sociedad mexicana cada día da destellos de despertar de un letargo político y queda en nosotros tener la disposición para dialogar, buscar acuerdos y transformarlos en compromisos que la clase política realmente cumpla en beneficio de los mexicanos y no de sus intereses.


jueves, 27 de septiembre de 2012

De la sociedad democrática en México....

Todo el mundo, en la mayoría de los países, hablan sobre democracia dándole el sentido referente a la forma de gobierno que ésta palabra nos ha indicado por un enorme período de tiempo:  "gobierno del pueblo". Sin embargo, la realidad sobre la palabra democracia, sus alcances y sus logros; es totalmente distinta a la percepción que tenemos sobre ésta.

Dicen las instituciones y nuestra clase política que en México gozamos de miles de libertades. En estos tiempos de "transición" (realmente estamos pasando de Guatemala a Guatepeor),  nos damos cuenta que es cuando más deberíamos luchar por que estos derechos se nos respeten. Nos estamos quedando sin libertad de expresión y esto es quizá lo que mas me preocupa sobre nuestro futuro mas próximo. El hecho de que la mayoría de los mexicanos entiendan su libertad como estar sentado en casa o trabajando sin importar los demás es preocupante. La libertad y -por ende la democracia- debería ser todos y cada uno de los mexicanos participando en los asuntos públicos, invirtiendonos de buena manera por lo menos en la vida local. No obstante, sabemos que éste no es el caso de nuestro país. México tiene sus libertades a medias y -al menos en cuestión democrática- no tenemos libertad. 

Nos piden votar por personas previamente elegidas por los intereses de unos cuantos. Eso no es libertad y los mexicanos que gozamos de razón y conocimiento sobre ésto somos expuestas ante el pueblo como lo peor. Nos critican, nos tachan y -a los menos afortunados- los desaparecen con el fin último de causar miedo entre la población que se sabe libre y que realmente quiere mejorar la situación del país. Comprendo que esto es parte de un juego llamado poder, sin embargo, nuestro país no esta para estos juegos. Es frustrante observar los alcances que nuestro país tiene y el ejemplo que podría dar y ,  por la codicia de unos pocos, éste ideal no pueda ser llevado a la realidad. La vida democrática de nuestro país, así como la democracia como tal, ni existen ni existirán.

En fechas recientes observó chistes sobre los que votaron por Peña Nieto y como sus "reformas estructurales" han comenzado ya. Quiza lo peor sobre todo esto es descubrir que al pueblo mexicano le importa un bledo el como pisotean sus derechos y libertades en beneficio de un "futuro económico provisorio". Este beneficio esta pensado en las élites de nuestra nación y, al surgir movimientos anti-elitistas y populares, son simplemente tachados como revoltosos porque la sociedad de nuestro país aun no conoce la verdadera cuestión atrás del poder y querer "educarlos" esta mal visto. México tiene el gobierno que se merece porque tiene un pueblo mediocre que no quiere luchar por sus libertades. Es triste leerlo, pero 1) es real y 2) es mas triste saberlo.

La Democracia ya no tiene el significado de hace mas de 20 siglos, cuando los atenienses lo acuñaron y lo hicieron ver como el sistema político perfecto o , al menos, como el que se adecuaba a los intereses del pueblo. En algún punto de la historia la democracia mutó para convertirse en un ente aberrante, sinónimo de individualidad por sobre la colectividad. En donde los "representantes del pueblo" prefieren pasar a la historia como ladrones en vez de personas que ayudaron a construir un Estado mejor. 

Un Estado que alberga demasiadas injusticias y en donde la sociedad se reserva mediante el individualismo tiende a beneficiar a unos cuantos. Las instituciones que han sido corrompidas trabajan para los intereses de los que dictan el destino de nuestra nación, es decir, unos pocos. Los actores sociales han sido dejados de lado y nuestro país cada vez mas se maneja en el estilo corporativo, esto es, el interés de unos pocos por encima del de la colectividad y, por si no bastara, con el apoyo de un pueblo desentendido; apático e ignorante en cuestiones de participación ciudadana y democracia.

¿Cual es el mayor problema en nuestro país respecto a la apatía y la desinformación? Sin duda los medios y, en específico, la televisión. La televisión ordena al pueblo y éste -ignorantemente- se deja guiar. Cuando existan programas e incluso medios independientes con mayor alcance que lleven contenido real sobre lo que es la libertad, la democracia y otros temas de relevancia, será posible hablar de un país con una buena cultura democrática y con una democracia ciento por ciento participativa, no obstante, hasta que esto no se logre, será imposible hablar de una sociedad democrática; libre y justa. 





miércoles, 11 de julio de 2012

¿El retorno del "Señor Presidente"?

Hace muchos años (mas de 18), en un México aún mas "democrático" y sin tintes dictatoriales, existió una frase que siempre resumió la imagen -un tanto "tiránica"- del presidente en turno: el famoso "Señor Presidente". Era ésta una forma de llamar al poder centralizado en una misma persona y con un mando casi absolutista, donde las instituciones agachaban la cabeza, los medios sufrían de represión ante la veraz información y la sociedad vivía oprimida al no poder expresar su punto de vista sin temer por su vida.

Pareciera que hablamos de mucho tiempo atrás y que, con el arribo de la "transición"  política a manos del PAN,  significaría el fin de esas malas prácticas; no obstante, los casi 12 años de gobiernos de derecha en nuestro país han demostrado que estos males no dependen sino de la desinformación social, la pobreza, la opresión y el desinterés del pueblo. No se trata de una defensa de la clase gobernante sino de una autocrítica a lo que como pueblo hemos dejado de hacer ya que, constitucionalmente hablando, la sociedad es quien tiene el poder en sus manos más no se encuentra preparado para dar el salto hacia una nueva forma de gobierno derivado de un previo conocimiento de las personas y no de intereses, coacciones y otras particularidades que han hecho que nuestra "democracia" sea meramente de palabra.

Las instituciones de nuestro país -en las cuales no creemos con justa razón por cierto- intentan defender los comicios del pasado 1o de julio a toda costa. Yo no dudo de que el resultado sea la voluntad del pueblo puesto que hay pruebas evidentes de la victoria del candidato Priísta fue por un margen amplio, sin embargo, lo que la minoría de la sociedad clama es que éste voto fue infundido, coaccionado, derivado de un poder económico que el partido tricolor tiene debido a los tratos por debajo de la mesa de los cuales muchos tienen conocimiento, sin embargo, el temor a la represión es mayor a la necesidad de informar a un pueblo que muchas veces llamará "revoltosos" a aquellos que buscan -únicamente- un país mejor. Por lo tanto, comprendamos que es probable que el resultado de las elecciones no de marcha atrás. Que Enrique Peña Nieto -a menos de que una tragedia mayor suceda- será nuestro próximo presidente y que -con él- se espera el retorno de un partido cuyo régimen por 70 años fue de los mas corruptos del planeta beneficiando exclusivamente a los allegados,cercanos y otros tantos sinónimos y palabras que puedan expresar a los seguidores de la estructura mas interna del partido institucionalista. Un régimen en donde la cabeza era conocida como "el Señor Presidente" y que ésto acuñaba la represión misma en una sola figura y cuyas palabras eran ordenes para los demás. ¿Cuantos crímenes no se cometieron en nombre de la cabeza del Estado y pasaron desapercibidos ya que, el intentar averiguar algo sobre ellos, convertía al ciudadano en foco rojo para el gobierno? 

Me temo que el próximo sexenio será un retroceso a estos tiempos. Habrá que luchar el doble, sin embargo, México y su pueblo que esta despertando luchará ténganlo por seguro. Mi preocupación va también para los que ocuparan la dirección de las instituciones y su respaldo hacia un gobierno que tendrá una "legitimidad democrática" debido a que surge del voto popular, no obstante, tendrá que lidiar con un ala que no lo reconocerá por su inclinación -que ya demostró en diversas ocasiones- hacia una idea personalista, autoritaria y represora del poder político. Enrique Peña Nieto dijo en innumerable cantidad de  ocasiones que el no dividiría al país, no obstante, la brecha entre una sociedad que lo quiere y que NO lo quiere comienza a tomar forma. Se tratará de una lucha entre mexicanos que no reconocen que ésta no debe ser entre los ciudadanos sino en contra de aquellos malos elementos en el poder. No es justo generalizar que todos los que están "arriba" son malos  porque, siempre habrá -al menos un político- que realmente represente la voluntad popular y en quien se deberá confiar, sin embargo, esa lucha no será sino en segundo termino después de que los mexicanos se dividan al defender a un personaje indefendible y que -en palabras de Carlos Fuentes- no merecería ser presidente a partir de la ignorancia que ha mostrado. Hay una frase que dice  "Cada pueblo tiene el gobierno que se merece"; en el caso mexicano, un país donde la mayor parte de la población lee menos de 1 libro al año y que vive de lo que la televisión nacional le da -entre otras cosas- puede llegar a merecer un gobierno igual o peor que lo que "podría merecer". Aceptemos pues que es una minoría la que reconoce la necesidad de un cambio profundo y que deberá ir contra una mayoría que simplemente les dirá "como chingan".

¿Que hacer al respecto? ¿como la minoría puede abrazar a la mayoría y hacerle entender el temor sobre el retorno de los gobiernos priístas? Son cuestiones que abarcaran todo un sexenio. No se trata de acatar un resultado puesto que ese conformismo es el que ha tenido a nuestro país en la sumisión total. Se trata de hacer que el pueblo -unido y como la oposición mas grande a las reformas que no nos parezcan- tenga más poder en sus manos y éste no se encuentre distribuido exclusivamente en los partidos políticos.

Sigamos luchando, como ya hemos venido haciendo en los últimos meses para informar y hacer que los demás se hagan de una opinión propia basada en un juicio derivado de un análisis de información real y no aquella que -junto con la democracia mexicana- nos han vendido como algo auténtico y de la cual confiar. 

martes, 19 de junio de 2012

13 días que podrían cambiar a México

Estamos a menos de dos semanas de sufragar en nuestro país y ésto se presta para diversos análisis y, en específico, los post electorales. Hacer diversos escenarios sobre lo que podría suceder el 2 de julio del presente año se ha convertido en temática de diversos sectores en el país y, no es para menos, dada la relevancia de las presentes elecciones. 

Son relevantes porque elegiremos -amén de diputados y senadores- a aquel que representará al poder ejecutivo de nuestro país por los próximos 6 años. Son aún mas relevantes porque los jóvenes entre 20 y 29 años tendrán en sus manos gran parte de los votos totales y ellos se encuentran mayormente informados por lo que se lee en internet -específicamente las redes sociales- y en otros medios menos tendenciosos como la televisión ha demostrado ser. Sin embargo y, lo que considero sumamente fundamental de este proceso democrático, es que México se encuentra viviendo un momento como nunca antes se había visto. Los mexicanos exigimos una verdadera democracia y no lo que quieren que creamos que es. Exigimos tener gobernantes pensantes y no sólo personas que busquen el poder por el poder. Exigimos instituciones y personas a cargo de éstas que no les tiemble la mano ante la violación de diversos ordenamientos. Son muchas cosas las cuales -como pueblo- podemos y debemos exigir para tener un mejor país, no obstante, y como siempre he expresado; también es necesario que los ciudadanos pongamos de nuestra parte.

Es necesario que leamos, que nos empeñemos en saber, que queramos y busquemos participar. Que dejemos de mamar lo que el gobierno no da y busquemos también el como aportar. Muchos señalan que la educación puede hacer la diferencia, otros dicen que el gobierno nos da una pésima educación y con eso es difícil querer buscar algo más debido a la desinformación.  La realidad es que el conocimiento es y debería ser universal. Los que lo tienen podrían hacer algo por aportarlo a aquellos que no. Un ejemplo es lo que hemos vivido en las últimas semanas donde los #132 han impreso y distribuido información y la han repartido a la población. Compartir y distribuir datos derivado de unos medios de comunicación que nos informan lo que quieren. Eso es una de las soluciones a corto plazo mientras se ve la posibilidad de lograr algo mas grande en donde la información llegue a mas personas, que sea veraz y, a través de esto, saque cada quien sus propias conclusiones. Esto de controlar al pueblo a través de la desinformación es algo que debemos abatir. La lucha ha iniciado y los resultados es difícil que los veamos en poco tiempo, no obstante, que el pueblo saque adelante al pueblo es de lo que hablo.

Ya basta de dejar de creer que los políticos trabajarán por nosotros. Se necesita reformar y , mientras el pueblo no le de la importancia que debe, esto no sucederá. Se necesitan más actos ciudadanos. Que el mexicano se preocupe por cada uno de los que tiene a lado. Nuestro país es un lugar que puede iniciar un cambio ya que, se ha demostrado con las tragedias naturales, que el mexicano trabajará por sacar adelante a aquellos en condiciones de vulnerabilidad. ¿Porqué no aplicar esto a nuestra realidad diaria? si bien México es un país bajo el yugo de los intereses de muy pocos, la fuerza radica en aquellos llamados los de abajo. Somos y debemos ser una sociedad que busqué el bien para todos aquellos que viven tanto en el interior como en el exterior de nuestras fronteras. 

Todos somos mexicanos, no sólo unos cuantos y eso va para la clase política. Grábenselo bien. Los mexicanos estamos cambiando y en 13 días demostraremos el inicio de lo que esperamos sea una nueva forma de hacer política y una mejor democracia. Espero que después de la elección sea posible ir más allá. México entero como movimiento nacional. La búsqueda de una reforma electoral -que permita una participación mayoritariamente ciudadana, de que las instituciones y, en específico el IFE, respondan al pueblo y no a los intereses políticos- debe ser una prioridad. Ir más allá de la coyuntura electoral. 

Son entonces 13 días para que sepamos el que podría ser nuestro nuevo presidente. Sin demeritar al candidato de la derecha y al "ciudadano", la contienda se encuentra entre dos y sólo dos. Son 13 días en que los ciudadanos seguirán buscando participar de mayor y mejor manera en la búsqueda de informar la realidad sobre cada candidato y esto siente las bases para que, en ejercicios democráticos futuros, se describan tanto los logros como los momentos oscuros en los medios de comunicación de mayor difusión en México de aquellos que ostenten el poder. 

miércoles, 6 de junio de 2012

La Puta de alguien más...

Sin afán de ofender con mencionar la palabra "puta", y previa advertencia de contenido "liberal" (jaja), procedo a escribir con enojo en el alma.

Enojo de que mi pueblo y mi país se encuentre atrapado por lacras, corruptos, saqueadores, violadores, pederastas, intolerantes y demás adjetivos que aquellos en el poder puedan tener. Enojo porque muchas cuestiones se dejen de lado en cuanto a procuración de justicia: ABC, Paulette, feminidicios, homicidios, asesinatos de periodistas, y muchos otros temas más. Enojo de que la violencia nos robe la belleza de nuestro país y de su gente. Enojo....simplemente enojo en general por la condición en que vivimos los mexicanos hoy en día. Enojo porque, cuando el pueblo comienza a despertar, se le llama: porro, zombie, desinformado, apasionado, alterado, acarreado y tantos sinónimos que quieren llevar sólo a un lugar, es decir, al mexicano que se levanta en este momento "curiosamente pre electoral"...aquellos que -aceptémoslo- distorsionan la realidad nos llamarán simple y sencillamente INTOLERANTES.
¿Distorsionan la realidad? si señores. ¿En que era viven? ¿ser Priísta o Panista por el simple hecho de serlo? ¿porque sus candidatos son el mejor?  Patrañas! Hago de su conocimiento que son ustedes víctimas de los medios. Se han dejado manipular y lo peor es que ni cuenta se han de dar. Y quiero aclarar, ni soy de izquierda ni el PRD es mi máximo, simplemente soy un demócrata. Creo en la democracia, no en lo que nos han vendido como tal. No creo en los partidos políticos, ni en los políticos (aunque alguno por ahí si es de fiar). No creo en todas las instituciones puesto que ya nos han fallado y, lamentablemente,  seguro es que nos volverán a fallar. No creo...no creo....no creo....

Pero...¿en que creo? eso es fácil de contestar. Creo en México. Creo en los mexicanos que quieren hacer de un país mejor, sin embargo, no hacer nada no es una opción como algunos piensan. Muchos dicen que ellos se manifiestan con el voto, no con marchas y discursos anticandidato. ¡Lo siento! ¡bájense de su nube! eso simplemente se llama dejar pasar. Se llama dar igual. Están igual de decepcionados que muchos, sin embargo y -ante un México que no ha progresado-, el dejar pasar; el no actuar los ha transformado en mexicanos que no viven objetivamente. No es objetivo -ni sano- que como pueblo les de lo mismo la lucha social, no obstante, ¿no fuera fútbol verdad? Y, una vez mas, he de aclarar...no lo tomen como ataque personal, simplemente es mi percepción de la realidad.

Ahora, nos llaman intolerantes. Si, quizá somos intolerantes ante el México que vemos. Somos un pueblo cansado de que los de arriba se rían de los de abajo. Que nos quieran usar. Que nos quieran comprar. Que seamos únicamente un voto y nada mas allá. Ya lo dije, al final, todos en nuestra vida terminaremos siendo -en algún momento- la puta de alguien más. Somos vendidos por necesidad y con eso ya no se debe jugar.  Ya estamos cansados y somos intolerantes de que, en las campañas, nos quieran dar bebida, stripper,  patada, despensa, promesa y no propuestas y la forma en que las veremos tangibles, es decir, que casi casi las podamos tocar.

¡Ya basta! lo siento pero no hay otro camino que la protesta social y esto debe ser a nivel nacional. Basta ya del pueblo dormido y sumiso. De seguir siendo los agachados y no los alzados. Es momento de defender nuestro interés por sobre el del político corrupto y mañoso. Antes se hablaba de Solidaridad, campaña mediocre que sólo nos buscaba engañar. Hoy, es necesario redireccionar esa palabra y enseñársela a la sociedad.  ¡¡EL PUEBLO POR SOBRE TODO LO DEMÁS!!

Si, el país esta bajo una mafia y esto se debe acabar. Si ellos se unen contra el pueblo, nosotros unámonos contra el mal gobierno!!!

jueves, 24 de mayo de 2012

Apología de un movimiento naciente

A muchos no les parecerá vivir bajo tantas manifestaciones como se esta dando hoy en día en nuestra ciudad. A esos mismos; quizá la vida política y social de nuestro país les tenga sin cuidado, no obstante, es necesario considerar que ni todos son indiferentes, ni  a todos les vale y a muy pocos les interesa por lo que siempre es bueno ir mas a fondo de las cuestiones y es a lo que con mucho gusto quiero invitarlos a leer el día de hoy. 

Si bien, los medios de comunicación se han encargado de difundir noticias sobre un nuevo movimiento ciudadano -encabezado por estudiantes de diversas universidades- que esta surgiendo conforme pasan los días. Nace de la necesidad real de proclamar a los medios que no escondan la información y en consecuencia directa de hacer ver la realidad sobre Enrique Peña Nieto -candidato a la presidencia por el PRI-  debido a que los mismos medios se han encargado de encubrir, en mayor o menor medida, a éste personaje y sus actos, alianzas y demás. Yo no soy antipeñista como muchos se pueden considerar ya que realmente es uno más de los tantos personajes de los cuales sufrimos en nuestra política nacional, sin embargo, es necesario que el pueblo que se encuentra con poca información veraz sobre él se haga de un juicio por voluntad propia y no con base en lo que los medios le dicen sobre él. Ese fue el primer objetivo de #YoSoy132, exhibir a muchos mexicanos quien es  y porque se ha generado tal repudio en contra del priísta, además claro, de mostrar solidaridad a los compañeros de la Universidad Iberoamericana ante el manejo de la información que se dio en los medios al día siguiente de su expresión de rechazo al candidato. Así y por estos motivos son por los que surge el movimiento. No somos simplemente estudiantes, jóvenes (y no tanto), y otros simpatizantes que se manifiestan por el simple hecho de hacerlo. La realidad es que ya estamos cansados entre otras muchas cosas de los medios, de los políticos, de una "democracia" que no corresponde a lo que es, y de un discurso -en especial de los comunicadores- que pretende minimizar el movimiento emergente que somos. Y digo somos porque, con orgullo puedo decir que soy parte de esto, así como muchos también tienen la dicha de serlo. Somos una generación que pretende hacer un cambio sustancial en beneficio de la sociedad aunque la misma nos tache en este momento de cosas totalmente distintas a la realidad por la misma influencia de los medios.

No necesitamos mayor justificación que el hambre de cambiar para bien al país, ser tolerantes, pensantes, incluyentes y solidarios. Personas que hemos demostrado ser respetuosas del orden público y -en un movimiento netamente ciudadano- unirnos por lo que aspiramos a tener, es decir, un verdadero país democrático y abierto a mas espacios en donde se de cabida todas las expresiones y no se les ridiculice. Sin embargo, así como somos buenos para exigir, también es necesario contribuir. Del gobierno no saldrán  todas las respuestas -algo que todos sabemos- por lo que es indiscutible que aportemos algo más. 

 Amén de buscar ser ejemplo para las generaciones venideras, también seámoslo  para una nación que esta dejando de vivir agachada. Ejemplos muchos hay, no obstante, Cherán es uno que considero primordial y que nos puede enseñar a no depender del gobierno central. Con el mismo orden que hemos venido demostrando hasta este momento enseñemos a la sociedad que si se puede luchar por un cambio real. Más allá de conseguirlo con uno u otro gobernante, el cambio se generará por la sociedad y cada uno de nosotros. Busquemos ser una sociedad ejemplar -sin entrar en la cuestión moral- en el aspecto social, político y económico ya que considero muchos pensamos que México puede o debe ser un país mejor y de nosotros los ciudadanos depende siempre y cuando tengamos la organización y el común acuerdo de todos los que formamos parte de este cambio.

Estamos viviendo un cambio en el paradigma -aquella forma que los mexicanos tenemos para comprender la realidad- político de nuestra nación ya que, los adelantos tecnológicos así como la verdadera situación de nuestro país, nos han obligado a una nueva forma de hacernos valer. México es una nación que ya no se encuentra bajo aquel esquema presidencialista y autoritario de años atrás, no obstante, tampoco es una democracia consolidada a la cual se aspira llegar con el paso del tiempo.  Es evidente, dentro de las formas para generar un cambio, buscar una reforma política que permita una incorporación de distintas personas al  ámbito político y, junto con ellas, elaborar un plan para que el proceso por el cual atraviesa nuestro país llegue a un punto donde todos nos sintamos parte de esa real democracia y, en consecuencia, de un lugar un poco mejor.




lunes, 14 de mayo de 2012

Repudio al pasado....

Bienvenidos a 2012 año que, según las creencias Mayas, significaría un cambio en el pensamiento. Con lo que veo día a día no dudo que aquellos ancestros nuestros tengan la razón ya que nos encontramos viviendo una nueva era que va más allá de lo que nuestro país haya vivido con anterioridad. Organización a través de redes sociales; comunión y solidaridad entre las personas que aspiramos por un verdadero cambio que conlleve a otra forma de gobernarnos en el país es lo que se percibe en el país en estos momentos y me siento orgulloso de ser parte de ello.

Somos ciudadanos conscientes del daño que han causado los gobiernos pasados a nuestro país. Somos personas que estamos cansadas de que los gobernantes hagan las leyes conforme a sus intereses y no a los del pueblo. Somos civiles; personas que formamos parte de una comunidad política dominada por unos pocos que  no representan al pueblo de nuestro país. Somos eso y mucho más y nuestro poder comienza a verse conforme transcurren los días, por lo tanto, tenemos el privilegio -y la obligación- de llevar una real información a quienes no gozan de ella. Somos personas que podemos definir una elección no sólo a través de un voto que, siendo sinceros, no representa la democracia que nos merecemos. La democracia por la que estamos comenzando a luchar es aquella donde el pueblo es escuchado y sus intereses se anteponen a los de la clase política y los medios; aquella de la cual realmente nos sintamos orgullosos y que sirva de ejemplo para otros países; simplemente, es aquella en la cual el diálogo lleve a  un consenso y, a través de este,  surjan las políticas necesarias a implementarse en nuestra nación.

Es un hecho que el mexicano ya esta cansado de su realidad y -más que de ésta- de sus políticos e instituciones quienes tienen cierta culpa ya que ,dirían muchos, son culpables por las malas políticas que han implementado y que han llevado a nuestro país a pique. Cierto o no, la consideración que le de cada uno de nosotros es lo fundamental ya que cada quien tiene su  opinión y el derecho de defender sus posturas, sin embargo, una realidad es cierta: la culpabilidad también corre de parte del pueblo ya que no se ha sabido informar como debe ser, quizá por desinterés o por no contar con otro medio que le informe, pero así ha sido y -probablemente- así seguirá hasta el momento en que los mexicanos -cansados de toda la manipulación mediática a la cual hemos sido sometidos- nos levantemos en una protesta de escala nacional como la que veremos el sábado próximo (19).

Muchos aún preguntan porque protestar, dicen que motivos sobran siempre y que por eso somos unos agachados. Que vivimos protestando porque el gobierno no nos debe dar todo y eso es lo que buscamos a través del hecho de protestar. Mentira mas falsa la que dicen algunas personas es lo que pienso! Se protesta porque se necesita, porque es necesario hacer eco y porque es un medio por el cual tienes la capacidad de transmitir tu idea o necesidad a otros sectores de la población. En este momento de la realidad nacional, estamos viendo protestas contra los candidatos presidenciales que surgen de sectores poblacionales que hace 10 años no hubiéramos imaginado  y eso debe ser aplaudido por lo que representa: una nueva etapa donde los políticos ya nos deberán entregar cuentas o atenerse a la satanización y al repudio generado por los resultados de su  trabajo. 

Repudio que bien se han ganado con su desinterés hacia la sociedad y la búsqueda del enriquecimiento personal y de sus allegados.  Repudio acarreado por años debido a las administraciones que los han representado a nivel nacional. Repudio generado por lo que representa el político de hoy en día: promesas, compromisos y nada más. En pocas palabras, los mexicanos protestamos en estos momentos porque repudiamos nuestro pasado más actual. El pasado determinado por la partidocracia de donde hemos visto surgir a las peores personas y llegar al gobierno, eso es lo que por lo que protestamos y lo que -al menos yo- repudio. 

Por lo tanto, es momento de enviarle un mensaje a aquellos en el poder, aquellos que ven con desdén que nos expresemos en contra de los políticos aludiendo excusas creíbles únicamente por los desinformados. Es el momento de generar cambios desde el derecho que nos da la ciudadanía, respetar a aquellos que sigan casados con su ideología y buscar -a través de movimientos civiles- el futuro democrático que merecemos para nuestro país. Y, por sobre todas las cosas, demostrar que el pueblo de México ya no es el mismo de antes; el de los tiempos en que la intimidación y la represión eran el pan de cada día.